“Cuántas jovencitas más tiene violar este hombre para que se lo lleven de Encontrados”: familiar de adolescente especial abusada sexualmente en Catatumbo

La alegría, el entusiasmo y la ilusión de Franyeli Eunice Alcázar Hernández, una adolescente de 16 años, repentinamente se convirtió en llanto y tristeza, hasta llegar a un estado depresivo crítico. Este abrupto cambio en la personalidad de la estudiante de segundo año de bachillerato y un fuerte dolor de estómago, llamó la atención de sus familiares quienes decidieron llevarla a un centro de salud en la población de Encontrados, municipio Catatumbo, en el Sur del Lago, donde residen.

El diagnóstico fue desolador para la familia Alcázar. La jovencita que en muy pocas ocasiones salía de su casa sin compañía, y  quien padece de un leve retardo mental, estaba embarazada. De inmediato comenzaron a indagar y se toparon con la realidad, Franyeli había sido víctima de abuso sexual y psicológico en varias oportunidades, por parte de Hedwin Antonio Álvarez Laguna, un vecino y allegado de la familia.

Franyeli contó a la Policía que la primera vez que el aberrado de 54 años, abusó de ella lo hizo cuando su mamá la envió a comprar la bombona de gas doméstico a la casa de Álvarez, quien aprovechó la oportunidad para ultrajarla y torturarla psicológicamente, tomando ventaja de su condición mental.

La adolescente, quien tiene 6 meses de gestación y atraviesa un estado depresivo producto de la violación y tortura a la cual fue sometida, precisó que su victimario en varias oportunidades la esperó frente al liceo Benito Puche segundo año de bachillerato, donde estudiaba, y la obligaba a irse con él bajo amenaza, para cometer actos lascivos en su contra.

El pasado 26 de mayo los familiares formalizaron la denuncia ante el Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (CPBEZ) en la Estación Policial Catatumbo Norte y Álvarez fue presentado ante la Fiscalía décimo sexta del Ministerio Público, acusado de cometer “actos carnales y amenazas contra víctima especialmente vulnerable” expresa la acusación de la Fiscalía.

Adela Hernández y Yelitza Alcazar, madre y hermana de la víctima, respectivamente, denuncian que a pesar de que Álvarez Laguna, permanece detenido en la Estación Policial Catatumbo Norte en Encontrados desde hace cuatro meses, tiene privilegios y al abusador le permiten entrar y salir a su antojo del recinto policial a diario, por lo que temen que puede fugarse.

“Exigimos que lo trasladen al reten policial de San Carlos de Zulia o a cualquier otra instancia policial donde pueda permanecer detenido, porque nuestra casa está ubicada diagonal a la estación policial donde él  prácticamente permanece en el frente y mi hija vive con crisis de pánico cuando tiene que salir de la casa y lo ve”, expresó Adela Hernández,  madre de la menor ultrajada, quien exige justicia en el juicio que esperan inicie en octubre.

Por su parte Yelitza Alcazar, hermana de la víctima denunció vicios en el caso.  “Él permanece aún en Encontrados y gozando de privilegios porque tiene hermanos que son parte de cuerpos policiales y económicamente han sobornado a autoridades para que no lo trasladen al retén de San Carlos”.

“Hay otra jovencita que también fue abusada sexualmente por este hombre, pero precisamente por temor a las influencias de este aberrado y al igual que nosotros ser de escasos recursos económicos, han tenido miedo a denunciar. Cuántas jovencitas y mujeres más tiene violar este hombre para que se lo lleven de Encontrados”,  se pregunta Yelitza Alcazar.

Los familiares además denuncian que han enviado mensajeros ofreciéndoles 300 mil bolívares y hacerse cargo de la criatura que viene en camino producto de la violación, para que retiren los cargos en contra de Álvarez Laguna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *